33º LAB CLOWN – TÉCNICA ALEXANDER

Dirige el laboratorio: Martademarte
Música en directo: Alfredo Ruiz

HILARI, BORJA, JOAN, CHRISTIAN, ELSA, CARLOS, GINA, IRENE, MANUELA

Este Laboratorio ofrece la oportunidad de investigar desde el juego la el estado y la presencia CLOWN.

Reposo Activo en posición semi-supina

“Reposo en actividad”. Cuando estemos en esta posición la mentalidad debe ser abierta. Aquí y ahora, facilitando que fluya la información entre el cuerpo y la mente. La propuesta permite experimentar el movimiento adaptativo que causa la respiración en nuestro cuerpo, centrándonos en nuestras articulaciones y esqueleto. Observar, aceptar y tomar conciencia.

Foco en el Intercambio: Dar y recibir / Interior y Exterior

Mente creativa

La visualización creativa es un proceso por el que, a través de nuestra mente y haciendo uso de nuestra imaginación, somos capaces de crear situaciones. Al mismo tiempo podemos observar como reacciona nuestra parte más física (respiración, tensión) y dar luz a las emociones que aparecen. Relación psíquica, física i emocional. Somos un todo.

«La imaginación y el cerebro están conectados al cuerpo y lo afectan. Cualquier cambio en la mente tiene su correspondiente cambio en el cuerpo. Cualquier cambio en el cuerpo (por ejemplo, en primer lugar en la respiración) tiene su correspondiente cambio en la mente». Los principios del payaso, por Avner el Excéntrico

Procedimiento: La caja dentro del árbol

1ª Etapa: Generación de imágenes. Desde la creatividad o la fantasía (o ambas) generamos una serie de imágenes mentales.

2ª Etapa: Mantenimiento de las imágenes. Supone mantener de manera intencional o preservar las imágenes mentales. Esta fase es muy importante, puesto que si no almacenamos las imágenes, las siguientes fases no serían posibles.

3ª Etapa: Inspección de la imagen. Esta fase supone centrar nuestra atención en la imagen que generamos inicialmente. Cuanto más minuciosos seamos en el análisis, mayor información recibiremos de la misma.

4ª Etapa: Transformación de la imagen. Este punto, tras el análisis, consiste en modificar los aspectos que nos supongan malestar o algún tipo de estrés por aspectos positivos.


1 – Presentación con ovación – Mirar y dejarse ver

En circulo, situarse en el centro para presentarse y presentar al compañero.

2 – Bajar al suelo dando foco a la relación cabeza-sacro-pies. Subir buscando la verticalidad iniciando el movimiento por la mirada.

Dirección: ventaja mecánica de nuestro cuerpo. Cuello libre para que la cabeza se sitúe hacia delante y arriba, la espalda se alargue y se ensanche, las rodillas se sitúen hacia delante y los hombros se aparten uno del otro.

3 – caminar por el espacio sin perder la relación cabeza-sacro-pies + juego de Nombres + Palmada y juego de los Angelitos.

Jugar en Círculo

La intención de este procedimiento es improvisar con publico a 360º.

  • Teléfono/La apreciación sensorial errónea – En una hilera nos vamos pasando un movimiento que representa una frase y observamos como el mensaje se va distorsionando ya que nuestros sentidos no son fidedignos. La necesidad de observación, simplicidad y claridad.

Tercera Parte – Improvisaciones

 1- Hip-Hip- Hurra

Entradas individuales. ¿Cómo nos presentamos al público?

Contestar a las cuestiones:

Tres cualidades tuyas.¡Dónde estan los clowns? /Di tres lugares/ Anécdota divertida que hayas vivido/ ¿Crees en un mundo mejor?

Este procedimiento con o sin nariz roja. Aparece la idea de el clown somos nosotros en distorsión o un personaje creado aparte.

Tres consejos para probar el procedimiento con nariz: ser uno mismo (unicidad, verdad), escuchar el interior de uno mismo (conciencia «self») , dirigirse hacia el exterior con la mirada. Intercambio INTERIOR- EXTERIOR.

2- Impro-caja de sorpresas

Dos payasos entran uno con una caja y se sientan uno al lado del otro. Pueden cruzar piernas o no. Se levantan los dos a la vez para mostrar la caja. El clown que no sostiene la caja levanta la tapa de la caja. Dentro hay una imagen que debe interpretar con mímica, mientras el segundo payaso interpreta con palabras la imagen para el público. Observar como se reparte el foco de atención entre los dos payasos. La escucha. El ritmo de las intervenciones.

Solo para Clowns: La Gratitud

INDIA 2012

 ¿Soy yo una persona agradecida? Sí, ya sé que somos personas educadas, que damos siempre las gracias, pero es eso lo que me pregunto, estamos hablando de Gratitud. Puede que ambos conceptos estén íntimamente ligados, pero no sé yo si son iguales. Se me antoja como el esperar y la esperanza. Son conceptos diferentes.

Mostrar nuestro agradecimiento va mucho más allá de pronunciar la palabra mágica «gracias»: es mostrarle a la otra persona que realmente valoramos y apreciamos lo que ha hecho por nosotros o lo que nos ha dado. Y en esto los convencionalismos no ayudan. De ahí que muchos de los ‘gracias’ que decimos estén alejados de aquello que debería inspirarlos: la Gratitud. Esta emoción surge en respuesta al reconocimiento de una ayuda o atención. Es un sentimiento puro y profundo, además de poderoso, sobre todo para un Clown. Es capaz de cambiar nuestra actitud, nuestro estado de ánimo, nuestra manera de interpretar ante el público, incluso tiene la facultad de cambiar reacción o respuesta de la audiencia. Entre otras muchas bondades, funciona como una suerte de lubricante social que facilita las relaciones con todas las personas. ¿La Gratitud valdría para mí mismo? Es decir, ¿podría mejorar la relación conmigo misma gracias a la Gratitud? parece ser que no todo el mundo es capaz de sentir esa emoción, o no a todo el mundo le parece igual de sencillo sentir Gratitud. Para que la Gratitud sea sincera necesita una escala de valores éticos que le permita entender los conceptos de dar y recibir. Las personas agradecidas eligen ver lo mejor de los demás y las circunstancias que las rodean. Los “Clowns agradecidos” son generosos, pues apreciando lo que reciben, son más propensos a dar. Y es que la Gratitud nos hace contemplar más posibilidades, más puntos de vista, nos ayuda a una mayor asimilación de la información para desarrollar nuestras aptitudes y tomar mejores decisiones. Además, la Gratitud encierra amabilidad y al ser espejos los unos de los otros, generamos en el público una respuesta similar. La gratitud es un gran compañero para un Clown.

Más allá de la practicidad, el agradecimiento es también una actitud ante la vida.

Pero vayamos al principio. ¿qué hace de la Gratitud tan especial?

La gran mayoría de seres humanos solemos centrarnos en todo aquello que nos falta, o en lo que gustaría tener. Vivimos instalados en el deseo y en la expectativa. Y la dirección de nuestro foco de atención marca nuestras conductas, nuestras actitudes, nuestras metas y en última instancia, nuestra manera de experimentar y de interpretar nuestras circunstancias.

Una vida centrada en lo que no poseemos produce stress y frustración sobre todo cuando no obtenemos lo que deseamos tarde o temprano estas emociones se enrarecen y se convierten en ira, enfado, decepción, ansiedad o tristeza en otras palabras, poseer no te hará mas feliz. Así que tomemos el control, nuestras necesidades las determinas tú y nadie más. Se trata de sentirse libre y como Clown,  saber dar la vuelta a la tortilla. ¿No se te ha ocurrido que en vez de sufrir por lo que no tienes podrías intentar ser feliz con lo que si tienes? ¿No tienes delante la atención de un público “maravilloso” que te otorga su atención?, ¿Porqué no nos centramos en ese público y lo valoramos con agradecimiento? En este escenario, el agradecimiento aparece como un antídoto que nos hace posicionarnos en un lugar mucho más creativo a la hora de enfrentarnos a cualquier circunstancia.

“Sentir gratitud y no expresarla es como envolver un regalo y no darlo”, William Arthur Ward

Para hacer tangible nuestra Gratitud, los pequeños detalles son un vehículo más poderoso que las palabras. En este escenario, la creatividad toma las riendas. Se trata de ponerse en la piel del otro –ejercitando nuestra empatía– y encontrar un gesto que nos permita mostrarle que le valoramos y nos sentimos afortunados de que forme parte de nuestro espectáculo. Y aunque lo hagamos por él, también repercute en nosotros. La gratitud nos enseña la satisfacción que existe en ser cómplices de la felicidad ajena. El gozo de dar, aportar y compartir. No en vano, agradecer tiene que ver con apreciar, valorar y vivir en el presente. Eso significa aprender a hacer las paces con el hecho de que la vida en general no es como nosotros creemos que debería de ser. No en vano, las expectativas y nuestra visión de la realidad influyen de forma determinante en nuestra capacidad de agradecer.

Por un momento situémonos en el futuro y permite explicarte; cuando miramos al futuro y caemos en la cuenta que tal vez muchas de las cosas que disfrutamos hoy, tal vez no estén mañana, tendemos a sentir una profunda gratitud y no es para menos, aunque pensar en ello no significa adoptar una aptitud negativa ante el porvenir, su finalidad, al fin y al cabo, es agradecer lo que ya tenemos y no crearnos una imagen distorsionada del futuro. Se trata de crear un futuro mejor para todos nosotros.

Solo para Clowns: Tranparencia Clown

El violinista, compositor, escritor, artista digital y educador estadounidense, autor de «Free Play: improvisación en vida y arte» (1990), Stephen Nachmanovitch habla sobre la creación espontanea y como desbloquear los obstáculos para que un flujo natural aparezca. En un capítulo de su libro Free Play es donde desarrolla la idea de desaparecer y cito: “Para que aparezca el arte, nosotros debemos desaparecer”

Fotos: Jöelle Vermot

No es tan complejo de explicar cuando perdemos la mirada y nos vamos a «marte» por unos instantes, cuando vemos a los niños jugar absortos en lo que están haciendo, totalmente conectados con esa acción. Allí encontramos la esencia del Clown.

“La mente y los sentidos quedan un momento en suspenso, completamente entregados a la experiencia. No existe nada más. Cuando “desaparecemos” de esa manera, todo a nuestro alrededor se convierte en una sorpresa, nueva e intacta. El sí mismo y el entono se unen. La atención y la intensión se confunden.

Por el mismo carril, hay un psicólogo llamado Mihaly Csikszentmihalyi, y en su teoría sobre el “Fluir” desarrolla la idea de que al estar conectado con la esencia propia con lo que uno es y ama hacer, se es completamente feliz a tal punto que ni siquiera se puede ser consciente de ello, porque todo el ser está imbuido con la acción e impide todo otro tipo de conciencia. En este estado de fluir, en estado Clown, uno logra hacer que el tiempo se relativice o desaparezca, y uno es lo que es.

Foto: Joelle Vermot

A mí me gusta agregar, que el desaparecer de Stephen Nachmanovitch y el Fluir de Mihali Csikszenmihalyi se complementan con la idea de ser “Transparente”.

Cuando se habla que un Clown debe ser transparente ¿a qué nos referimos? A que es sincero, que se muestra tal cual es, que no tiene doble ánimo, no oculta nada, que es frontal, etc.

Pero en realidad esa no es la definición.

Transparente: [cuerpo] Que deja pasar la luz y permite ver a través de su masa lo que hay detrás.

Yo quiero redefinir el ser transparente para poder aplicarlo al Clown.

Ser transparente es ser invisible, pero no es desaparecer. Es seguir estando, pero dejando que las cosas pasen a través tuyo, es permitir que el universo te atraviese y a la vez ser Universo. Es ser uno con el todo. Es surfear en el fluir cósmico, ser parte de eso y fundir la conciencia propia con la de ser parte de algo mayor.

Foto: Joëlle Vermot

Para ser trasparente no debo dejar de hacer, lo sé y adoro bailar, cantar… no debo perder mi individualidad, porque eso es lo que debo hacer, nací para hacerlo, y el mundo lo necesita. Debo saber que no importa ninguna de mis características, porque no se trata de mí, no me distingo por ser yo; pensar eso sería “aparecer” y eso impediría mi fluir.

Foto: Joëlle Vermot

Como una contradicción cósmica, ser un Clown transparente es: ser para dejar de ser; es ser individualmente universo, o, como decía Charlie Parker, el famoso saxofonista: “Tienes que aprender a tocar tu instrumento. Después debes practicar, practicar y practicar. Y después, cuando finalmente estás en el escenario, olvídalo todo y sopla.”