Clown y Poesía: James Thiérrée

Acrobata, payaso, poeta y mago, James Thiérrée crea un mundo de invención infinita. Uno de los artistas más extraordinariamente versátiles de Europa, Thiérrée usa su talento pícaro para transformar objetos cotidianos en mágico ensueño que cautivan a los espectadores por su encanto e inspiración. James Thiérrée, nacido en 1974, es el hijo de Victoria Chaplin y Jean-Baptiste Thiérrée (co-fundadores del Circo Imaginario más tarde conocido como Le Cirque Invisible). Cuando era niño, Thiérrée apareció en producciones de sus padres . A los quince años interpreta a Ariel en el Próspero de Peter Greenaway. Antes de cumplir los veinte años, James había viajado por todo el mundo y se había convertido en un experto en acrobacia, danza, trapecio y violín. Trabaja en el Piccolo Theater en Milán, bajo la tutela de Isabelle Sadoyan-Bouise y más tarde estudia en la Universidad de Harvard.En 1998, fundó la Compagnie du Hanneton (Hanneton en francés es un tipo de escarabajo) y comenzó a crear su propia obra.

La primera producción de la compañía fue “La Symphonie du Hanneton” o “The Junebug Symphony” (presentada el 1998 en Stockholm).

La Veillée des Abysses (La víspera de los abismos), surgida en 2003, posee un estilo similar, aunque algo más relacionado con la danza.  “Si hay que definirlo, se podría decir que este es un espectáculo de circo, pero donde acrobacias, contorsionismo, danza y música componen un universo barroco de gran lirismo visual. Poesía estética, pues, que sirve para crear un mundo de fantasía, con tintes mágicos y surrealistas en el que unos actores/mimos/acróbatas de gran capacidad gestual y corporal provocan todo tipo de sensaciones a un público ávido de emociones.” Ni más decir que la escena del periódico muestra la capacidad cómica de Thiérrée y quizá sea un homenaje al estilo de su abuelo Charlie.

Au Revoir Parapluie (Adiós paraguas) Creada el 2007, se trata de un sugerente collage de danza, música, mímica y acrobacia, inspirado en el mito de Orfeo.

En Raoul ,Thierrée revisita los movimientos más modestos del cuerpo: una pierna cruzada, el vaivén de una mecedora o el vuelo de una mano hacia la barbilla para pintar la lucha cotidiana del hombre consigo mismo. Así empieza todo: un hombre en su casa intentando leer. A lo largo de 80 minutos Thierrée construye un poema dramático espacial habitado por un bestiario arquitectónico: varillas, velas de barco, animales de fortuna, cabezas de caballo de Troya con los elementos estructurales expuestos. Thierrée, poeta del cuerpo y del columpio, reta las tres dimensiones del espacio torciendo la cuarta: la de los símbolos.

Deja tu comentario:

1 comment to Clown y Poesía: James Thiérrée

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>