The Kid And The Clown

 

kidclownHay algo en la forma en que Tobias se queda mirando a la cámara en este documental.

Tobias entiende más sobre dificultades de la vida que la mayoría de nosotros cuando teníamos su edad. A los seis años, está experimentando tratamientos contra el cáncer en Sekjby Sygehus, uno de los mayores hospitales de Dinamarca.

El suyo es un mundo lleno de inyecciones, tratamientos, pruebas, enfermeras, médicos y el dolor. Sin embargo, cuando Angus, el payaso de hospital, viene a visitarlo dos veces por semana, se le ilumina el rostro. Después de todo, él es todavía un niño. Como dos buenos amigos, Angus y Tobias  pasean por los pasillos del departamento de oncología como bandidos enmascarados a la espera de la próxima ronda de tratamientos .

El Documental completo:

http://bcove.me/jyl3b8m5

https://www.facebook.com/kidandclowndoc

 

Ser Payaso Voluntario

Voluntarios Yaso-Payasos de Hospital en Venezuela

Ser Payaso
Por: Desconocido

Ser payaso no es disfrazarse para hacerse el gracioso. El payaso no está en la nariz, ni en los zapatotes; ser payaso está en el corazón. La nariz roja no es más que un trocito de corazón caluroso y palpitante en la cara. El payaso es un estado del alma, por lo cual, mediante el vestuario no se disfraza; sino mas bien que se libera. La palabra disfraz, obedece a la noción de mentira, pero la palabra liberación obedece a la verdad. Uno no se disfraza de payaso; uno festeja con su ser más puro, y se viste para la ocasión.

Ser payaso implica tener una misión en la vida: ser el más tonto entre los tontos; la más indefensa de las criaturas. Rebajarse a un nivel más bajo que el del más pobre y más desdichado, para hacerle sentir señor, y afortunado. Ser payaso es tener alegría para dar a manos llenas.
Ser payaso es exponer el alma al viento frío. Es desnudarse de manera total ante el otro para que vea todas las debilidades que tenemos dentro; es poder disfrutar del fracaso, de la tristeza, e incluso de la muerte. Es poderse reír de la propia desgracia, porque hasta la pena más honda y gris, con un poco de risa se hace más llevadera.
Ser payaso es amar al Hombre y entregarle todo de uno. Ser payaso es ser mensajero de esperanza y alegría. Es ser emisario del país de los sueños, en el cual cualquier cosa puede ser.
Por eso, acepto mi misión con alegría. Porque no hay orgullo más bello que el que ofrece la sonrisa de la gente: ¡YO SOY PAYASO!

 

Clown y adolescentes con trastornos alimentarios.

De nuevo retomo el taller de clown que imparto cada miércoles en la unidad de trastornos alimentarios y psicoterapia Khepra. Como punto de partida, observo como a medida que vamos llegando a la adolescencia vamos siendo privados de nuestra espontaneidad emocional, instintiva y corporal como consecuencia de la manera que hemos sido educados y de nuestra adaptación al mundo. Tanto la necesidad de amar y ser amados como la de aceptación,  nos fuerzan a estar atento a las necesidades externas, y, como consecuencia, a perder el contacto con nuestra esencia. El adolescente aprende a “encerrar” lo que verdaderamente es para convertirse en lo que los demás quieren que sea y de esta forma ser amado y aceptado.

Por medio del aprendizaje del clown descubrimos como cada persona, como cada clown, es único, especial e irrepetible. Cada miércoles creamos un espacio para estar con uno mismo, vivir el aquí y ahora, estar en el presente para sumergirnos en la vivencia de descubrir quienes somos. A través del juego y el buen humor aprendemos a leer y a descifrar nuestras emociones y gestionarlas para vivir más felices, relacionarnos mejor, respetar nuestros sentimientos y los sentimientos de los que nos rodean. Nuestros objetivos comunes tratan de:

DESCUBRIR nuestros dones, abrirnos horizontes, vencer los miedos, llenarnos de luz, de fuerza, de ilusión, de sentido del humor, de gozo y aprender a vivir una vida positiva, intensa, sincera y total. Nuestro particular espíritu creativo.

CONOCER nuestro mundo emocional. El valor de la intuición, la espontaneidad, la risa franca, la carcajada que nos aporta aceptación, comprensión, alegría, relajación, eliminando nuestros bloqueos emocionales, físicos y mentales.

RECONOCER nuestras emociones y las ajenas, desarrollando actitudes empáticas que conforman la sincronía emocional.

Un nuevo reto para mi y mis nuevas compañeras de taller…