Coreaclown del Norte-Payasos de Hospital

El lunes 13 de febrero después de un periodo de rehabilitación tras una operación de cáncer, quimio y radio me levanté a las 6.30h a.m. para subir al tren y llegar al casting de payasos de hospital. Al superar el casting, fui citada al día siguiente, hora y media de ida, otra hora y media de vuelta cargando mi concertina, para que la líder de Coreaclown me viera tocar 5 minutos…
Allí empecé a darme cuenta que había llegado a Corea del Norte y estaba en frente de Kim Jong-un Garcia.
El día 21 de febrero empezamos en el hospital. Necesitaban cubrir la plaza de un payaso pero los citados fuimos dos. Kim Jong un Garcia no tenía claro si prefería una  payasa con experiencia acreditada o un chico  que  había seguido un taller con el formador de payasos de Coreaclown. Cúal de los dos sería mejor súbdito? Cabe señalar que ningún miembro de Coreaclown ha sido payaso profesional fuera de Corea… Kim Jong un Garcia los nombra profesionales… por su gracia divina! Olé!
Cuando el futuro clown profesional por designación divina preguntó si vestirse con la corbata por fuera o dentro y yo respondí: por fuera, Kim Jong-un Garcia replicó:
-Esto lo tengo de decidir YO.

Solo le faltó decir “aquí no se opina”. Esto es definitivamente Coreaclown del norte.

Kim Jong un Garcia es la directora artística. Por lo que yo sé, fue una auto proclamación después del golpe de estado a los payasos voluntarios que fundaron la organización. Mi vestuario tampoco valía: el rojo del jersey no coincidía con el rojo de la falda, por tanto me llevé el vestuario a casa.
A los payasos en formación se les pone una bata de cuadritos tipo colegiala. El discurso era acompañar a Kim Jong-un Garcia, ella era la hermana mayor y yo tenía de ser la hermana pequeña. Da igual que tenga unos 20 años más, en edad y en experiencia. Me puse la bata de colegiala. La bata era tan pequeña que necesitaba ayuda para ponérmela.
Llegué tarde, más bien dicho el tren que salió de Barcelona a las 6.30 llegó media hora tarde a Corea. Una vez llegada a Corea tenía que caminar, hasta el hospital, media hora. Kim Jong-un Garcia anotó en su libretita: ha llegado tarde. Esto es Coreaclown.

El segundo día que visitamos el hospital, el candidato futuro clown profesional por designación divina no vino. Kim Jong-un Garcia y yo visitamos las habitaciones. Kim Jong-un Garcia toca la flauta, más bien toca dos canciones, “Susanita tiene un ratón” a ritmo de marcha fúnebre y la otra …mejor que la olvide…después llega la prohibición de tocar la concertina. Estar 3 horas escuchando la misma canción es un suplicio. ¡Pero eso ya lo tienen las dictaduras!
Kim Jong-un Garcia decide que el próximo día en lugar de quedar a las 10h nos citamos a las 9h. Esto implica que en lugar de levantarme a las 6h tuve que poner el despertador a las 5h. Decido coger el AVE.
Lunes 13 de marzo. Para llegar a la estación de Sans había gran caravana de coches y no pude llegar a tiempo a la salida del AVE. Alfredo me acompaña a Corea. No llego a las 9h pero si a las 10h a punto para empezar con el formador de Coreaclown. Kim Yong Nam-dos, segundo de abordo, llegó tarde.
Es extraño como aún se forma al payaso de hospital con estímulo respuesta rápida y luego en las improvisaciones te piden que no hagas nada. Inhibición de la respuesta. Este tipo de entrenamientos son paradójicos: te entrenan en la reacción pero aplican la inhibición.”No te muevas ni un poquito”.
Dos días después del entrenamiento fuimos al hospital. Cuando llegué al vestuario Kim Jong-un Garcia estaba con Kim Yong-dos. Hoy jugaría con Kim Jong-dos y Kim Jong-un Garcia me seguiría con su libretita “de las cosas mal” para apuntar todas las cosas que no concordaban con el régimen. Tenía una orden: no moverme. Antes de empezar me preguntaron insistentes en coreano: ¿piensas cambiar? ¿piensas abrazar al régimen?
He jugado bajo las órdenes de diferentes directores artísticos (Joan Font, Joan Oller, Francesco di Francescoantonio, Ariel García Valdés, Sergi Belbel …) tras haber superado un casting, todos ellos aprovecharon mis cualidades y experiencia. Nunca me cuestionaron lo que sabía hacer, sino que me ayudaban valorizar mis aptitudes… pero tenía que cambiar. Respondí que sí, que aplicaría la inhibición antes de responder a un estímulo, que por algo soy profesora de técnica Alexander.
Acompañé a mi pareja sin moverme, decidí en un momento flexionar las rodillas al ritmo de la música. Kim Jong-un Garcia me llamó aparte, mi movimiento de rodillas no estaba autorizado por el régimen. Kim Yong Nam-dos comenta en el vestuario que quiere cambiar el pañuelo porque el truco de magia no le funciona. Le digo que no es el pañuelo, es que “no estás a la distancia correcta para hacer el truco de magia”. Veo una mirada de odio en los ojos de Kim Jong-un Garcia: ella es la directora artística. Por supuesto cuando Kim Yong–dos se puso a la distancia necesaria, el niño pudo entender el truco.
Firmé los documentos de contrato Kim Jong-un Garcia también es la gerente (money, money).
Ese mismo día me olvidé mi vestuario en casa. Me puse la ropa que había en Coreaclown y la bata de colegiala encima.
Una semana después volví a Coreaclown y otra vez me olvidé el vestuario que tenía colgado en una percha en casa ya que me hizo lavar la ropa de Coreaclown, esta vez Kim Jong-un Garcia no me prestó los trajes de Coreaclown. Como escarmiento no me permitió jugar. Por supuesto no repliqué su decisión aunque a mi parecer era equivocada. La concertina sí estaba en Corea. Dos horas de tren para llegar allí y dos más para volver, más media hora de trajinar carrito hasta llegar al hospital, y yo, sin jugar. Los niños del Hospital no tuvieron la visita de los payasos ese día.
Cuando llegué a casa encuentro un mensaje de Pallassos sense Fronteras para proponerme ir de expedición al Líbano. Los llamé para decirles que me encantaría pero tengo que hablar con Kim Jong-un Garcia.
Llegó el gran día. Teníamos entrenamiento con Kim Jong-un Garcia, ella “también” es la co-formadora. Llegué la primera, por fin, con todo el vestuario limpio y planchado. En mi taquilla recogí mi carné, tan esperado, como miembro voluntario del hospital. King Jong tres y yo cogíamos el mismo tren desde Barcelona pero a ella la esperan en la estación para llevarla al hospital en coche, yo tengo que caminar media hora, aún no soy del régimen! Pedí poder hablar antes de empezar con Kim Jong-un Garcia y le planteé el ofrecimiento de Pallassos sense Fronteres. Me dijo que no, que estaba en formación, como si no tuviera la experiencia suficiente después de estar 2 años en hospitales en la India…a lo mejor Kim Jong-un Garcia le hubiera gustado que se lo ofrecieran a ella.

Música y pompas en el Hospital

Jugando en hospitales en la India, Fundación Vicente Ferrer

 

Empezamos con el primer ejercicio:
Lanzar y recoger pelotas sin pausa, le comentamos que si recogías la pelota y la lanzabas al mismo tiempo no podías mirar donde la lanzabas. Para mi era imposible recogerla y lanzarla a la vez; no había pasado ni medio año de la operación de extirpación de ganglios del brazo y tan solo una semana de mis sesiones de radioterapia. Pero, ¿qué entrenamiento es ese?… si luego no me dejan mover.
Entre ejercicio y ejercicio anunció que a partir de ahora todos los payasos deben llevar la misma nariz roja sea cual sea la fisonomía del clown y que las canciones que juguemos no deben tener letra, osea: no se puede cantar. Kim Jong-un Garcia es así!
Segundo ejercicio:

La formadora decía un número y teníamos que salir corriendo para sentarnos en una silla. Como siempre llegaba la última, paró el ejercicio para preguntarme: “¿tu no puedes correr?” Poca sensibilidad para ser una payasa “con alma”. Me sentí como el niño regordete que el profesor de gimnasia pone en ridículo delante de la clase. Le dije que sí podía pero que llegar primera era otro cantar. Y acto seguido, en medio de un ensayo sacó la libretita de las cosas mal y Kim Jong-un Garcia me pide que me vaya y no vuelva más. ¡El carné no me duró ni una hora!
…Pero… ¿y la carta de despido? ¿Porque razón? ¿El mismo día que me entrega el carnet para jugar en el hospital? Solo Kim Jong-un Garcia lo sabe…Los dictadores ya tienen esos prontos…! Algunos días después hablé con su abogado y me dijo que no hay motivo para el despido, pero como hay que poner algo… despido por llegar tarde. Alfredo Tuvo que discutir con el abogado para que me pagara, al menos los gastos de viajes, de Barcelona a Corea, ya que los daños y perjuicios de otro tipo nunca los podrá compensar.

The Kid And The Clown

 

kidclownHay algo en la forma en que Tobias se queda mirando a la cámara en este documental.

Tobias entiende más sobre dificultades de la vida que la mayoría de nosotros cuando teníamos su edad. A los seis años, está experimentando tratamientos contra el cáncer en Sekjby Sygehus, uno de los mayores hospitales de Dinamarca.

El suyo es un mundo lleno de inyecciones, tratamientos, pruebas, enfermeras, médicos y el dolor. Sin embargo, cuando Angus, el payaso de hospital, viene a visitarlo dos veces por semana, se le ilumina el rostro. Después de todo, él es todavía un niño. Como dos buenos amigos, Angus y Tobias  pasean por los pasillos del departamento de oncología como bandidos enmascarados a la espera de la próxima ronda de tratamientos .

El Documental completo:

http://bcove.me/jyl3b8m5

https://www.facebook.com/kidandclowndoc

 

Ser Payaso Voluntario

Voluntarios Yaso-Payasos de Hospital en Venezuela

Ser Payaso
Por: Desconocido

Ser payaso no es disfrazarse para hacerse el gracioso. El payaso no está en la nariz, ni en los zapatotes; ser payaso está en el corazón. La nariz roja no es más que un trocito de corazón caluroso y palpitante en la cara. El payaso es un estado del alma, por lo cual, mediante el vestuario no se disfraza; sino mas bien que se libera. La palabra disfraz, obedece a la noción de mentira, pero la palabra liberación obedece a la verdad. Uno no se disfraza de payaso; uno festeja con su ser más puro, y se viste para la ocasión.

Ser payaso implica tener una misión en la vida: ser el más tonto entre los tontos; la más indefensa de las criaturas. Rebajarse a un nivel más bajo que el del más pobre y más desdichado, para hacerle sentir señor, y afortunado. Ser payaso es tener alegría para dar a manos llenas.
Ser payaso es exponer el alma al viento frío. Es desnudarse de manera total ante el otro para que vea todas las debilidades que tenemos dentro; es poder disfrutar del fracaso, de la tristeza, e incluso de la muerte. Es poderse reír de la propia desgracia, porque hasta la pena más honda y gris, con un poco de risa se hace más llevadera.
Ser payaso es amar al Hombre y entregarle todo de uno. Ser payaso es ser mensajero de esperanza y alegría. Es ser emisario del país de los sueños, en el cual cualquier cosa puede ser.
Por eso, acepto mi misión con alegría. Porque no hay orgullo más bello que el que ofrece la sonrisa de la gente: ¡YO SOY PAYASO!