Sólo para clowns: el brillo de los ojos

2 miradas

“El brillo en los ojos es completamente involuntario, se produce cuanto pensamos sentimos o vemos alguien o algo que nos gusta, atrae o incluso amamos, observa con quien están esas personas cuando tienen ese brillito y luz especial”.

Para recuperar el brillo de los ojos

Por: Icaria Caicero

Al verme detenidamente sentí que algo faltaba….el brillo de mis ojos, entonces inicie un trabajo arduo para recuperarlo. El primer ejercicio dibujar en mi boca una sonrisa. Cada momento que reaccionaba ante algo una sonrisa surgió, campaneando por mi corazón y cambiando la seriedad de mi rostro, mis ojos parpadearon despertando. Al comienzo fue extraño, pues era como un gesto impuesto, una especie de mueca amable. Cada vez que lo hacía, sentía por dentro un pequeño click, luego empecé a sentir ganas, ya ese gesto se fue llenando de una especie de calidez que me quitaba el frío y de alguna manera me arropaba las sensaciones. Al ver una sonrisa conocida que tiene un brillo tan especial y adorable, mi risa salió espontánea y cargada de un amor tan profundo y delicioso….que me fue inevitable gozar ese momento. De la mano de esa invitación de carcajada, que me llevo a olvidar el peso de una existencia tan comprometida con lo serio, empecé a incorporarla lentamente y me di cuenta que la risa ahora es lo más serio que estoy volviendo a aprender…….esa risa que me llevó a querer responderle, con su dulzura me rompió la máscara que había construido con tantos años. Ahora los musculos de mi cara son más suaves, ahora los ojos retoman su brillo, ahora poco a poco me es más fácil expandir mis labios, en risas que como besos aletean siguiendo a las mariposas de unos labios que me enseñaron a reír como nunca lo había hecho. Ahora mis ojos brillan y una mirada nueva nace en ellos.

 

Por qué brillan los ojos

Comúnmente se dice que cuando los ojos brillan bajo una mirada es porque el amor está presente, pero me gustaría conocer científicamente si hay algo de cierto en esto. Tengo entendido que el brillo de ojos es provocado por secreciones lacrimales que se producen bajo excitación o nervios emocionales. ¿El brillo en los ojos de una persona es simplemente una característica más de su fisiología, o cuando mira a otra persona tiene alguna connotación sentimental?

Responde: Cecilia Salamanca

El brillo foveal, que aparece cuando los ojos están húmedos y brillantes, es debido a la lubricación natural que segregan las glándulas lacrimógenas. Paul Ekman habla de afectos primarios que son sorpresa, miedo, desprecio, ira, alegría y tristeza, y a cada uno le acompañan una serie de movimientos faciales universales, llamadas microexpresiones. Las microexpresiones son expresiones emocionales que duran muy pocos segundos y abarcan muchas partes del cuerpo. Cuando sentimos alegría, es decir sensaciones físicas positivas, hay un brillo en los ojos.

El sistema límbico es el responsable de los procesos emocionales. Una parte de las emociones tienen componentes conductuales que pueden controlarse, en cambio hay otro tipo de emociones involuntarias de componente fisiológico que son iguales para todos, como son el temblor, sonrojarse, sudoración, respiración agitada, dilatación pupilar y aumento del ritmo cardíaco. Una de las señales más estudiadas relacionadas con las emociones de placer y agrado es la dilatación pupilar. Las pupilas humanas se dilatan y se contraen según la luz, pero los cambios emocionales afectan al tamaño de las pupilas. Cuando observamos algo que puede resultarnos interesante nuestras pupilas se agrandan; en cambio, cuando sentimos rechazo por algo nuestras pupilas se contraen.

 

El brillo en los ojos es completamente involuntario, se produce cuanto pensamos sentimos o vemos alguien o algo que nos gusta, atrae o incluso amamos, observa con quien están esas personas cuando tienen ese brillito especial. Es como con las aves, expanden su plumaje o liberan alguna sustancia para el ritual de apareamiento, al ser humano suelen dilatarsele las pupilas y se produce ese brillo.

Ojos opacos, sin brillo, sin vida

La falta de satisfacción y realización personal son parte del carácter de unos ojos que expresan un estado profundo de soledad e infelicidad. La resignación por aceptar la vida de una forma que no satisface, es uno de os rasgos de carácter de una mirada así.

 

… Mientras tanto el brillo de nuestros ojos aparece y desaparece. Aparece y desaparece. Conozco personas que siempre han tenido un brillo especial en los ojos, pero lamentablemente la rutina de nuestras vidas ha conseguido eliminar por completo ese precioso brillo. ¿Son felices con sus vidas? No lo sé. Ellos dirán que sí. Yo tengo mis serias dudas. Siempre me he sentido tentada en preguntarle a alguna de mis amigas más íntimas de si se ha dado cuenta de que ya no le brillan los ojos. Nunca lo he hecho porque pienso que podría remover sentimientos que no debo remover, porque no están bajo mi responsabilidad, y porque no tengo ningún derecho a cuestionar la situación personal de nadie.

ojos

Sin embargo pienso que hay una manera de mantener el brillo de los ojos. Una única manera, no más. Obviamente está vinculada al amor, pero no al amor de pareja, sino al amor hacia uno mismo y hacia lo que llena el espíritu. Vivir en el fluir de nuestras pasiones y talentos, sentirnos plenamente realizados con nuestra propia esencia nos proporciona una felicidad absoluta y permanente, que nadie podrá arrebatarnos. Cuando alcanzamos este estado nos convertimos en mejores personas, más agradecidas, más bondadosas, más alegres y todo comienza a encajar a nuestro alrededor. La gracia llama a la gracia, el amor por nosotros mismos invoca al amor hacia otras personas y atrae más amor hacia nosotros.

No depositemos la tremenda responsabilidad de nuestra felicidad en un objeto o en una persona. No lo hagamos. Si caemos en esa trampa haremos mucho daño a otras personas y seguiremos estando vacíos. Nuestros ojos seguirán estando apagados, esperando a que sean engañados con una felicidad temporal que inevitablemente morirá. Tarde o temprano morirá y lo habremos matado nosotros mismos, por no haber sabido hacer brillar nuestros ojos desde lo más profundo de nuestro ser.

Es precioso que de vez en cuando nos brillen los ojos. Es precioso que alguien haga que nos brillen los ojos. Es precioso que hagamos brillar los ojos de otras personas. Pero debemos ser conocedores de que la llama se apaga una vez se consume la vela… y si optamos por poner una vela cada día… mejor pongámosla nosotros mismos, seguro que nunca se nos olvida la tarea… por nuestra propia felicidad.

Leer más: http://www.reflexiones-de-mi-alma.es/news/el-brillo-de-los-ojos/