1º LAB CLOWN – TÉCNICA ALEXANDER

crisclown

Christoph Priesner y Hermann Erber “Theater Leela”. Alfredo Ruiz : Foto.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Primer encuentro 19 noviembre

Dirigen el laboratorio : Martademarte (Clown) y Esperança Urdeix ( T. Alexánder), música en directo: Alfredo Ruiz.  

Foco: Este Laboratorio Clown trata de ofrecer la oportunidad de investigar desde el juego el buen uso de uno mismo.

Lugar : Teatre Almazen.

 

Primera parte

– Plano  posterior del cuerpo – Músculos extensores ascendentes.

musculoposterior

En muchísimas ocasiones cuando el foco se centra delante nuestro (como el público), nos olvidamos que nuestro cuerpo se debería situar en el espacio con toda su totalidad. En estas ocasiones centramos la atención en la parte frontal en detrimento de nuestro parte posterior. Dar conciencia al plano posterior del cuerpo nos ayuda a no interferir en los músculos extensores ascendentes por lo que aparecerá el equilibrio natural y desaparecerán las tensiones que inmovilizan la espalda. El trabajo se basa en detectar exactamente que es lo que nosotros estamos “haciendo de más” para empezar el proceso de “dejar de hacerlo”.

 

 

 

 

 

Primer ejercicio preparatório:

Reposo activo  en  posición semi-supina.

Conciencia de lo que se denomina “reposo en actividad” . Durante una lección el profesor trabaja guiando el movimiento del alumno muy suavemente con sus manos al tiempo que da algunas instrucciones verbales. De esta forma facilita que el alumno adquiera una nueva y fiable conciencia corporal -Kinestesia- y sea capaz de detectar y reducir las tensiones y malos hábitos que interfieren en su mecanismo corporal.

Segundo ejercicio preparatorio:

Caer hacia Arriba. Cada alumno experimenta el caerse “hacia arriba y atrás” hasta llegar al suelo con la ayuda de los compañeros. La confianza.

Juego

Los Angelitos. Experiencia dónde aplicar la expansión poniendo conciencia en el  plano posterior e introdución de la Kinesfera de Rudolf Laban.

 

Segunda Parte

El Juego

Juegos introductórios. En círculo con intercambio de balones – El “Aquí” y el “Ahora”

Entradas Clown, Las tres preguntasContacto visual, conciencia corporal, involucrar emocionalmente, temor al fracaso, expresión facial, sentido del humor, claridad, silencios, utilización organica de la energía.

En esta ocasión se plantea dos diferentes caminos por los que el Clown transita para llegar a la risa. Por un lado, el camino trata de la necesidad  de conocer los arquetipos emocionales que marcan unos hábitos en “la postura”. El otro camino que se propone es la conciencia de uno mismo, hacia la libertat de movimiento (similar al equilibrio del control primario de un niño).

¿Qué es la constante universal? (Primer libro F.M. Alexander) pregunta a contestar por los asistentes al laboratorio.

Tercera Parte  

La Roulotte

Ejercicio con música para Elegir una prenda de vestir o un sombrero clown. Una elección de  “adentro para afuera”.

“¿cómo hago para encontrar mi vestuario Clown?” con este ejercicio se invita al participante del laboratorio a descubrirlo por si mismo. No existen reglas para encontrarlo. Sin embargo, hay ciertas pautas a las que se puede recurrir durante el proceso creativo que nos pueden ayudar a encontrar nuestro vestuario

  1. Recuerda que el proceso  puede llevar más tiempo de lo que piensas, ¡no te impacientes!
  2. No le impongas límites a tu imaginación; no descartes ninguna idea hasta que sientas que realmente has encontrado tu vestuario. No olvides que nada es determinante, sino relativo. No copiar, sino encontrar fuentes de inspiración.

 Próximos Laboratorios:16 de Nov. y 21 de Dic.

* Para interesados en participar: https://www.facebook.com/events/1556248101270974/

 

Clown on the moon: Andy Kaufman

andy-kaufman
No sé si a Andy Kaufman le hubiera gustado que le llamaran clown, pero seguro que no le gustaba que le llamaran cómico, ante esto siempre respondía lo mismo: “Yo no soy un cómico. Yo no cuento chistes” él prefería las palabras “entertainer” o “artista musical”, algo que, seguro, está más cerca del viejo juglar, que del cómico de night clubs que se llevaba en los setenta.
Y es que en todas las artes tiene que aparecer un extraterrestre, alguien que rompe las normas y, de una forma natural, casi sin querer, lleva los géneros a sitios nuevos, ese alguien se llamaba Andy…

El estilo de Andy Kauffman era algo cercano a la performance, quería, sobretodo, jugar con la realidad, hacer pensar a su público algo, para en un momento determinado cambiar sus esquemas y hacerles así no sólo reír, sino pensar, llorar, enfadarse, sentir. Sus personajes, un inmigrante venido de la isla imaginaria de Caspia que se presentaba ante el público como cómico pero no era capaz de contar un chiste decente, y que acababa imitando a Elvis Presley en un prodigio de veracidad (el mismo Rey del rock afirmó que Kauffman era uno de sus mejores imitadores, si bien más en los gestos que en la voz) y Toni Clifton, personaje que Kaufmann aseguraba que era real, cantante crooner borracho e incapaz de afinar una sola nota eran sus armas para estos fines. Pero sobre estos personajes brillaba el personaje aún más asombroso de Andy Kaufman, al que más tiempo le dedicó, tan inventado, enigmático y extraño como los otros…

Cuerdo, loco, o sencillamente un payaso. Andy Kaufman era un personaje sobre el que aún se tienen muchos interrogantes dos décadas después de su desaparición. Incluso su propia muerte, acaecida por culpa de un cáncer, se puso en duda en su momento, y son muchos los que opinan que fingió su muerte y que continúa vivo. Al margen de estos dimes y diretes, Andy Kaufman fue un precursor en cuanto a su manera de hacer reir a sus contemporáneos. Sus apariciones en TV y sus actuaciones y performances se adelantaron a su tiempo.

Su leyenda sigue viva y la película Man on the moon de Milos Forman ha tenido mucho que ver con eso, al final aquel niño que se pasaba las tardes en su habitación, inventándose programas de televisión que se contaba a sí mismo, mientras los otros niños jugaban al beisbol, consiguió lo que siempre había deseado, ser una estrella.

 

Fuente: Clown en la oscuridad