Inspiración Clown: Mummenschantz

Les cuento un poco… “Mummen” quiere decir:  máscara y “schanz: broma”. Era una palabra usada en la antigüedad por los mercenarios para identificar la máscara de madera de la que se valían antes de ir a la guerra.

Mummenschanz es una compañía de teatro suizo  fundada en 1972 por Bernie Schürch, Andrés Bossard y Floriana Frassetto, el grupo se hizo popular alla en los 70 por su juego con máscaras de extrañas formas, su trabajo de luz y sombra y su sutil coreografía. Ellos plasman un original  humor blanco, simpático y inocente pero bastante mordaz. Muñecos de papel, tela, espuma y látex, que expresan emociones sólo con la magia de las luces, las sombras y la danza. Lamentablemente, en 1992 Andres Bossard murió y ahora la compañía está formada por cinco personas, con cuatro en escena, uniéndose el 2000 Pietro Montandon, Raffaella Mattioli y el director técnico Jan María Lukas. Actualmente estan presentando el espectáculo “3 por 11″ que recopila lo mejor de sus 33 años de vida, en un show repleto de creatividad, donde la iluminación y la música juegan también un papel fundamental.

Mummenschanz  llama la atención por su espectáculos interactivos y poéticos. Sin emplear textos, estimulan la fantasía e imaginación del espectador llevandolo a un sinfín de imagenes surrealistas:

Webs de referéncia:
http://dfrente.cl/2009/11/mummenschanz-teatro-visual/

Slapstick, tartazos y Jerry Lewis

Slapstick (traducido del inglés: «bufonada») es un tipo de comedia que implica exageración de la violencia física (por ejemplo, un personaje golpeado en la cara con una sartén o que se estampa a toda velocidad contra una pared). Este estilo es muy común en los tipos de entretenimiento en los cuales se da por hecho que el público entiende (y cabe decir que espera) la naturaleza hiperbólica de tal violencia en la que se exceden los límites del sentido común, permitiendo así una risa no cruel. Sus mayores representaciones se encuentran actualmente en los dibujos animados “cartoons” y en las películas cómicas de argumentos simples, normalmente dirigidas a un público joven. Aunque a veces se utiliza el término peyorativamente, la interpretación de la comedia slapstick, basada en una medición del ritmo exquisita, una ejecución calculada al milímetro, reacción del personaje y risa del público está considerada como una de las tareas más difíciles que un actor puede realizar.

El estilo se deriva de la Commedia dell’arte que empleaba gran cantidad de abusos físicos y caídas. El nombre deriva de battacio, un objeto parecido a un leño formado por dos listones de madera que al golpear producían un ruido como de una fuerte bofetada, aunque en realidad al golpeado le llegaba poca fuerza del objeto en cuestión (llamado en inglés slap stick, de donde se deriva el nombre), lo cual permitía a los actores golpearse el uno al otro continuamente provocando un gran efecto pero muy poco daño real. Esto puede ser considerado como una forma rudimentaria de efectos especiales.

Buena parte de la forma actual de este tipo de comedias se fue construyendo en las comedias étnicas del vodevil americano de los siglos XIX y principios del XX. El estilo fue extensamente explorado en las películas cómicas mudas en blanco y negro. Las escenas con lanzamientos de tartas de nata, las locas persecuciones, los golpes, las bañistas fueron dirigidas por Mack Sennett (que descubrió a Chaplin, Lloyd, Turpin, Langdon…) y Hal Roach. Como protagonistas encontramos a actores tan notables como Buster Keaton, Charlie Chaplin, Laurel y Hardy o Los tres chiflados. Quizás este tipo de escenas se dan como reacción a la época difícil marcada por la Guerra Europea. El slapstick es también muy común en los dibujos animados tales como Tom y Jerry o Looney Tunes.

Recientemente, varios grupos de personas han criticado la representación de la violencia por fomentar la violencia real. La comedia slapstick no ha podido escapar a esta atención negativa ante las críticas, aunque su larguísima presencia en el mundo de la representación y su carácter obviamente ficticio a menudo le hacen librarse de la atención de los hipercríticos. En efecto, la presencia ininterrumpida del slapstick -con películas dirigidas por directores que van desde Buster Keaton a Mel Brooks o los hermanos Farrelly, y su interpretación por actores que van de Jackie Gleason a Rowan Atkinson– hace suponer su permanencia dentro del paisaje cómico.
Jerry Lewis fue uno de los cómicos más importantes del cine de los años 50 y 60 que revitalizó con ingenio la antigua tradición del slapstick y el absurdo. Nació el 16 de marzo de 1926 en Newark, New Jersey (Estados Unidos), en el seno de una familia de comediantes. Su nombre real era el de Joseph Levitch. Siendo sus progenitores cómicos, al joven Joseph no le quedaba otra que convertirse desde su más tierna infancia en actor acompañando primero a su familia y posteriormente emprendiendo una carrera en solitario hasta su encuentro con el cantante Dean Martin. Sus números, que compaginaban la comedia y la música, fueron un éxito y la pareja Martin/Lewis se convirtió pronto en una celebridad dentro del circuito cómico del país estadounidense. La ruptura De Martin alentó a Jerry a entregarse aún más en cuerpo y alma al mundo del cine ya que amplió su faceta de actor con la de productor, guionista y director. La parte final de los años 50 fue muy exitosa para Lewis con títulos como “Delicado Delincuente” (1957) de Don McGuire o “Yo Soy El Padre y La Madre” (1958). Su primer esfuerzo como guionista y dirección fue cumplimentado con la estimable “El Botones” (1960), un film alabado incluso por el propio Charles Chaplin. Primer e interesante trabajo como director del cómico Jerry Lewis (también guionista), construyendo un film que descansa más que en una trama en un encadenado de sketches, deudores de los grandes del cine mudo de Hollywood y del cómico francés Jacquest Tati (no en vano el personaje de Lewis no pronuncia una sola frase hasta la última escena). Los momentos de ingeniosa comicidad en la edificación de gags son notables y la película (rodada en blanco y negro) muy recomendable para los seguidores de Jerry Lewis y su slapstick de corte surrealista y atolondrado que no oculta una vision sarcástica de la sociedad que le rodea.

Web Consultadas:

http://es.wikipedia.org/wiki/Slapstick

http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article167.html

http://www.alohacriticon.com/elcriticon/article484.html

 

Entrepayasaos 2012

entrepayasaos Otro año más Zaragoza ha reunido a payasos de todo tipo y dimensiones con el fin de ofrecer clases, espectáculos, encuentros y reencuentros. Durante los días 28, 29, 30 de abril y 1 de mayo, la sexta edición del festival tuvo programadas veinticinco actividades, medio centenar de números y 3 cursos.

The International Papanatas Band llegamos el domingo, dos días tarde, pero llegamos a Zaragoza. Aparcamos la furgoneta con la idea de actuar al día siguiente. En esa misma tarde, pudimos disfrutar de los espectáculos de calle de Nena Librado y de Circo Baulada con su espectáculo “Elegantia”. Por las inclemencias del clima, la organización trasladó los espectáculos de calle al escenario montado en el Colegio Sto Domingo del casco antiguo de Zaragoza. En teatro, más payasas como Cecilia Paganini con su solo”90 Semanas y media”. Por la noche gala preparada de numeros clown: Cia. Ibartolini (Italia), Circo Bapatean (Vitoria), Cía. Tres Puntos y Aparte  (Extremadura, Madrid, Barcelona), Caviria teatro (Zaragoza), Kakin Malabar (Zaragoza) y para cerrar, el show Sin Futuro de Zaragoza.

Empezamos otro día, ya lunes, con las clases de Antón Valén, Gorka Ganso y Virginia Imaz. Por la tarde, cuando terminaban las clases de la jornada, nuestra actuación en calle. Otro año más disfrutamos de la presencia de público zaragozano, payasos y profesores del encuentro que después de ponerte la moneda en la gorra compartían sus sensaciones sobre el espectáculo.

Otra Noche, otra gala. Esta vez la gala es improvisada. Todos los payasos del encuentro puedieron participar con números que no superaran los 10 minutos, siempre en clave de clown. Como es ocasión única para aprender, The Papanatas nos apuntamos de cabeza, Patri, payasa de Zaragoza, tambien y así, payaso a payaso, formamos un equipo para crear un cabaret clown. Sólo faltaba el presentador o presentadora. Bajados del cielo aparecieron los Panettone Brothers del curso de Antón (aprovecho para agradecer a Antón los consejillos profesionales que me dio y los 10 euros que nos echó en la gorra) para presentar la gala. Despedimos esta noche entre bailes payasos de los Locoloka show de Zaragoza.

Maravilloso redescubrimiento de los dos hermanos gemelos Panettone, que en las distancias cortas no se parecen en nada, ni a nadie (un poco a Les Chiche Capon). Aquí los tenéis: